Qué te puede pasar si eres o no un dormilón

El cuerpo humano necesita descansar para reactivarse, recargar energías y seguir con las labores que la cotidianidad de la vida le da, esa fuerza  sin duda lo da el dormir el tiempo necesario y de la manera más placentera posible a fin de lograr el objetivo.

El dormir nos ayuda sin duda a oxigenar nuestro cuerpo, su reposo es necesario, sin embargo hay patrones de conducta en el ser humano que marcan una tendencia a dormir  en demasía, lo cual no es muy bueno que se diga para la salud, así como tampoco es bueno no dormir.

Múltiples estudios elaborados por los más prestigiosos investigadores y las reconocidas universidades del mundo han determinado las consecuencias fatales de ambos fenómenos, las cuales tiene que  ser tomadas en cuenta para salir de esa condición.

Algunas consecuencias que te generan la alteración del sueño

El dormir poco trae consigo una serie de elementos directamente perjudiciales como la falta de concentración, la disminución de sus capacidades cognitivas, la consabida somnolencia producida por el poco descanso, y la torpeza en sus acciones cotidianas.

Pero además,  aquellas personas que duermen menos de lo recomendado, es decir menos de 8 horas diarias, pueden ver seriamente afectada su salud en cuanto pueden padecer de enfermedades tales como obesidad, depresión y por supuesto enfermedades cardiovasculares, así como la diabetes y el deterioro cerebral.

En el caso contrario, es decir aquellas personas que tienen el dormir como tarea, no escapan de estas situaciones, pues pueden sufrir también de esas enfermedades, la mayoría silenciosas, que afectarán sin duda tu salud de manera definitiva.

Las que no salen de la cama y duermen más de ocho horas, corren el riesgo de padecer obesidad, diabetes tipo II, descoordinación cerebral, siendo esto último de alta gravedad,  ya que tu cerebro puede envejecer y puede ser motivo de que en un futuro muy cercano pierdas la capacidad de hacer las tareas que para otros son cotidianas y elementales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *