Los efectos dañinos de la contaminación sónica

Cuando escuchamos hablar de contaminación, directamente la relacionamos con el ambiente, con las aguas de los ríos y de los mares; estas  contaminaciones traen consecuencias que perjudican la salud de todo ser vivo y su cotidianidad.

Sin embargo, hay algunas que por ser menos famosas, quizá no son tomadas en cuenta con la preeminencia que debiera ser, este tipo de contaminación tiene un proceso quizá tan abrasivo y dañino como las ya mencionadas, hablamos de la contaminación sónica o acústica.

Pero para entenderla, debemos en primer lugar  saber a qué nos referimos cuando hablamos de contaminación, sónica, lo cual no es otra cosa que la producción excesiva de ruidos que superan la tolerancia del oído humano, afectando entre otras consideraciones la salud mental.

Aunque es producido generalmente en las grandes urbes del mundo, a través de los ensordecedores ruidos de las congestionadas calles y autopistas de estas grandes capitales superpobladas y llevas de carros, las pequeñas ciudades o el pueblo más remoto no escapan de sufrir este fenómeno contaminante.

Sus efectos en el ser humano

Este grupo se sonidos exacerbados  producen en el ser humano alteraciones en su psiquis, pues altera la tranquilidad, al generar entre otras altos niveles de nerviosismo, estrés, cansancio inducido, e irritación del carácter, por solo mencionar los menos preocupantes, estos trastornos los podemos llamar psicológicos, para darle un nombre médico.

A estos trastornos   psicológicos hay que sumarle los físicos, siendo el más evidente y el mayor preocupación el que tiene que ver con la pérdida progresiva y silente de la audición; luego vendrán también otros síntomas negativos producto de esta contaminación que perturban la salud, como los constantes dolores de cabeza, alteración de la presión sanguínea y por consiguiente del ritmo cardiaco entre otros.

Que se está haciendo para controlarla

Afortunadamente el mundo está tomando conciencia de esta situación, la cual se ha venido acrecentando en los últimos años, y ha iniciado una serie de procesos que buscan en primer lugar disminuirlos en un buen porcentaje y en segundo lugar implementación de una serie de políticas y leyes orientadas a su regulación, sobre todo en naciones donde las incidencias en sus habitantes es alarmante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *