Los desguaces y su función financiera

Cuando se habla de desguaces automáticamente se piensa en grandes espacios con miles de automóviles y partes, usualmente algo desorganizados (aunque tal realidad ha cambiado mucho recientemente) donde se pueden encontrar partes y repuestos de automóviles. Sin embargo, la función financiera de los desguaces va mucho más allá de simplemente la compra-venta, como vamos a ver a continuación.  

Y es que, las empresas y corporaciones que están detrás de los desguaces llevan a cabo un importante círculo económico, el cual tiene ventajas tanto para su parte directa y propósito de generar ganancias, así como también para el cliente en su interés de encontrar autopartes a más bajo costo en comparación a adquirirlas nuevas, cuya diferencia en precio puede ser bastante notable.

En primer lugar, los desguaces inician el proceso financiero con la inversión y compra de autos en mal estado, que son adquiridos de personas que necesitan dar de baja un vehiculo por razones de espacio, desprendimiento de residuos o simplemente la no disposición de reparar el vehículo por costo total. De esta manera, la persona a la que se le compra el auto tiene la oportunidad de obtener dinero y otros beneficios.

Luego de este proceso que puede considerarse inicial, cuando los desguaces hacen el desmantelado y reorganización de las partes del auto continúa el círculo económico al revenderse dichas partes que se extraen de la máquina con probabilidad alta de venta, la cual involucra desde motores, transmisiones y otras grandes partes hasta el foco más pequeño, mientras se encuentre en buen estado.

De esta manera, las partes revendidas tienen una segunda vida y son vendidas a menor costo que las refacciones nuevas que en muchos casos no se hallan cuando el vehículo está descontinuado. Cuando las partes son vendidas generan ganancia al desguace y al mismo tiempo ofrecen beneficios al comprador en cuanto a precio y disponibilidad, cerrando un círculo financiero que se retroalimenta constantemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *