Cómo reparar un colchón inflable

Los colchones inflables resultan muy útiles y prácticos en el hogar, no solo sirven para atender invitados inesperados en casa, sino también como una opción para recostarse a ver televisión cómodamente o para salir de camping a algún hermoso lugar natural.  Lo que es si es común a todos ellos y por el hecho de ser un objeto inflable es la posibilidad de que pierdan presión ya sea por causas naturales del material del que esté hecho o por algún agujero que se genere en su superficie.  

Detectando y reparando fugas en un colchón inflable

Lo primero que debemos hacer es detectar el área específica donde nuestro colchón esté presentando la fuga de aire, para esto existen varios métodos; procedemos a inflar el colchón a su máxima presión y a través del sentido del oído detectamos el sonido o señal acústica generada por el escape, otra forma de realizar esta búsqueda es humedeciendo el dorso de tu mano y recorriendo toda la superficie del colchón hasta sentir un cambio de temperatura en nuestra mano, allí se encontrará la fuga seguramente.

Una última forma para detectar la fuga se trata del uso de alguna sustancia como jabón, por ejemplo, que produzca espuma y al rociar por la superficie del colchón nos permita detectar el punto de fuga. Una vez detectado el daño, se procede a limpiar el área con alcohol para quitar cualquier rastro de grasa, por lo general los kits de reparación traen pequeñas lijas que permiten acondicionar la superficie a reparar para que quede lo más lisa posible y así obtener una unión más precisa del parche y el área del colchón.

Solo nos queda colocar el pegamento tanto en la superficie del colchón como en el parche, aunque muchas veces estos últimos ya traen un pegamento propio, luego se unen fuertemente y se espera el tiempo necesario para que la unión seque y podamos proceder a inflar el colchón y verificar su correcta reparación.