El Partido Popular de España propone nueva ley para la elección del Fiscal

A nivel mundial se ha politizado la justicia, pero el gobierno con mayor incidencia en el tema es el gobierno español, cuando lo hizo con el nombramiento de su ministro de justicia como Fiscal General del Estado, Dolores Delgado.

Delgado fracturó las directrices del poder ejecutivo con las del poder judicial, por lo que, las funciones constitucionales que ella debía cumplir como fiscal general, quedaron exhibidas o corriendo el riesgo de que el poder ejecutivo influyera sobre ellas, y viceversa.

Decisiones por conflicto de intereses que se plantearon en el mandato de la fiscal general, la cual ha sido la primera fiscal que ha partido en dos bandos al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en la última década de este poder.

Por tal motivo, el partido popular Liberal conservador de España, propone una nueva ley para hacer que los fiscales generales no sean políticos, ya que el poder judicial debe ser democrático e imparcial, no debe tener ninguna vinculación con ningún tipo de decisión de ningún poder.

 Este acontecimiento llevó al partido popular a pensar que el gobierno debe proponer una nueva ley en el congreso, para que no se pueda designar jamás a un político a un cargo como fiscal general del Estado, y así que nadie aparente un cargo público electo o no o a un cargo político.

 Dicha proposición destaca que se exija como requisito que la persona que se postule a dicho cargo, haya salido de la política por lo menos en sus últimos cuatro años de trayectoria, para así, optar a la jefatura del ministerio público.

Donde los expertos en tratar el tema lo resumieron todo en el antiguo proverbio de Inglaterra, que reza: no es suficiente que se haga justicia, de lo contrario  es fundamental que se vea que la justicia se haga.