El fandango un ritmo que ha trascendido las fronteras de España

España es una de esas regiones de Europa que cuenta con una tradición folklórica y tradicional en todas sus vertientes culturales, pues el arte, en todas sus expresiones, se ha desarrollado en esta nación de manera natural, creando sus propias maneras y estilos de expresarlo, incluso  ha sido capaz de trascender las fronteras y ser conocidos en otras partes del mundo. 

Una de esos brazos que nutren la cultura española es la danza tradicional, de ella se desprenden muchos estilos, que además fueron llevados al nuevo mundo, mezclándose con las tradiciones aborígenes  de las tierras descubiertas y los esclavos africanos derivando nuevas versiones que son catalogadas como tradición también en gran parte de esas naciones de América. 

El fandango un ritmo tradicional español

Esta manera de bailar, es una de las más antiguas que tiene España, por tanto se puede catalogar como uno de los bailes más autóctonos y tradicionales que hoy por hoy, a pesar  las múltiples modificaciones que ha sufrido con el paso del tiempo, conserva mucho de sus comienzos allá por los años finales del siglo XVI.

En sus inicios era un baile de calle, pero con el pasar del tiempo y la incorporación de instrumentos propios de la nación ibérica como la guitarra entre otros fue que dio el gran salto a los salones más elegantes de la sociedad española, paseándose por los grandes bailes de la nobleza e incluso se hizo presente en las obras de teatro que se escenificaban entonces. 

Su rápida apropiación de la cultura popular española, le dio el pasaporte al fandango para que se convirtiera en el nacional, ya que su práctica era realizada en cualquier escenario y en cualquier estrato social español; tan es fue así que para el siglo XVIII este baile ya contaba con una reglamentación en cuanto a su estructura para ejecutarlo.